Gracias Madre Antonia por toda la vida que diste al Instituto

0
36

La Madre Antonia Colombo, Hija de María Auxiliadora (FMA), que dirigió el Instituto como Superiora General durante 12 años (1996-2008), falleció el 1 de julio, en San Ambrosio Olona (VA).

La Madre Antonia Colombo nació en Italia, en Lecco, el 12 de abril de 1935. Hizo su primera profesión en 1959, en ‘Contra de Missaglia’ (CO) y en el mismo año se graduó en Derecho en la Universidad Católica “Sacro Cuore” de Milán. Posteriormente, también se licenció en Psicología Aplicada en la Universidad Católica de Lovaina (Bélgica).

De 1966 a 1989 vivió en la comunidad de la Pontificia Facultad de Ciencias de la Educación “Auxilium”, ocupando cargos de enseñanza y otras responsabilidades a nivel religioso y académico. Fue Decana de la misma Facultad de 1983 a 1989, año en que fue nombrada Superiora de la Inspectoría “Sor Teresa Valsé Pantellini” con sede en Taranto.

Un año más tarde, durante el Capítulo General XIX, fue elegida Consejera Visitadora y, en 1996, en el siguiente Capítulo, fue elegida Madre General en la primera votación, cargo para el que fue confirmada durante el XXI Capítulo General.

En sus 12 años al frente del Instituto recorrió miles de kilómetros para animar a las comunidades e hizo un gran esfuerzo para realizar “la profecía del estar juntos”.

En su magisterio destacó especialmente la cultura de la vida y la promoción de la joven en su dignidad. Consiguió fomentar el compromiso con la ciudadanía activa, animó a las comunidades educadoras a ser talleres de vida y de relaciones educativas, apoyó la importancia de educar en la solidaridad y en la paz enraizadas en los valores del Evangelio.

Testimonió la naturaleza radical al seguimiento de Jesús y como centro de su vida.

Su particular sensibilidad hacia los problemas de la mujer la llevó a promover numerosas iniciativas y establecer relaciones de estudio y amistad con religiosos y laicos interesados en la mujer y su educación, y en acoger las exhortaciones de la Iglesia y del Papa sobre el tema de la mujer.

Después de terminar su servicio en 2008, en los años siguientes, a pesar de diversos problemas de salud, colaboró en la revisión de los perfiles biográficos de las hermanas fallecidas, se dedicó voluntariamente a la lectura e intensificó su oración.

“Humanizar la cultura y las relaciones a la luz del mensaje de Jesús y del carisma salesiano no fue un lema para la Madre Antonia, sino un compromiso preciso que identifica su misión como Madre y como guía en la formación…”, escribió sobre ella la Madre Yvonne Reungoat, Superiora General del Instituto.

El funeral se celebraró el 3 de julio a las 12:00 horas en Milán, en la parroquia salesiana “San Agustín”. El cuerpo está en el cementerio de Nizza Monferrato.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí